Clever (Mérida)

cleverClever Mora, n. 1991. El Vigía,. Estado Mérida. Estudiante del octavo semestre de la Licenciatura en Letras y Literatura Hispanoamericana y Venezolana en la Universidad de los Andes. Ha publicado en periódicos regionales pequeñas reseñas en Lit. Venezolana. Actualmente desempeña el cargo de Preparador en el Curso de Lit. Venezolana.

.

 

 

Alteridad radical en el personaje narrador de Estrella Distante de Roberto Bolaño

Pocas veces la lectura de una obra narrativa nos da la posibilidad de leerla como si estuviésemos frente al narrador y nos contara una anécdota particular, como si fuese una entrevista y el devenir de las cosas dichas tuviesen la soltura de la expresión. Estrella Distante se lee de esa manera. En cada accionar de la obra nos topamos con la conjetura del narrador, ya por que como él mismo nos dice en el prologo de la obra, fue la historia contada por el veterano de guerra Arturo B “al dictado de sus sueños y sus pesadilla” con el último capítulo en mano de la novela La literatura Nazi en América (1996). O ya por narrarnos intencionalmente su presunción de las cosas de aquella anécdota del veterano Arturo B.

En este sentido en el desarrollo de este ensayo se intentará discernir si ¿Es Estrella distante la narración de conjeturas  paranoicas en la búsqueda persistente de la alteridad del narrador?

Roberto Bolaño narrador chileno n. en Santiago de Chile en 1953 y m. en Barcelona, España., en 2003. Desde muy joven salió de Chile para México con su familia, pero regresa para participar en el proceso político que se gestaba en su país natal. De las experiencias recogidas después del Golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973, escribe y construye un entramado asonante en cada uno de sus cuentos y novelas. Sus espacios narrativos puede que varíen entre Chile, México y España, sin embargo cada una de sus obras está determinada por un mundo detectivesco, enmarcado en la búsqueda constante y sigilosa. Sus personajes son sujetos que desempeñan varias labores, pero entre ellas hay algo en común, estos son poetas, lectores, partícipes de una estética literaria y, a la vez, seudo detectives. Buscadores y buscados que practican trabajos en alternancia.

Estrella Distante es una de las tres obras más destacadas de Roberto Bolaño. En ella critica el contexto político de Chile. El semblante general y continuo de la obra está empapado de una tensión imperante. Del Golpe de Estado de 1973 nace un repudio en medio de la sociedad chilena, pero Roberto Bolaño nos deja ver a través de Estrella Distante la función social de la literatura. Función que expresa una visión crítica punzante en la conciencia de lo absurdo. Esto en vista a la manipulación autentica del mal como medio de renovación de la visión del mundo, del reconocimiento e interpretación de una sociedad tocada por la terrible experiencia de la persecución y muerte.

A través de Estrella Distante se experimenta el mal en su estado pleno de encuentro con la consciencia del mundo, del entorno, de la sociedad. Son los accionares de la novela el continuo estado de no alteración ante el mal, el dolor, la violencia, la muerte. En el término del mal Roberto Bolaño nos narra la continua búsqueda subversiva del hombre como un estado natural donde se concreta la realidad de las cosas para así dilucidar lo que ofusca la conciencia social. En la obra se hace del mal el ensimismamiento del hombre.

Para sustentar los problemas a desarrollar en este ensayo, el lenguaje del narrador será minuciosamente desarticulado en la concepción del discurso. Con lo cual una revisión documental descriptiva será necesaria para abordar la investigación. Como principal fundamento teórico, el apartado Persecución Veneciana del libro La transparencia del Mal de Juan Baudrillard, será abordado.

 .

Conjeturas paranoicas en la búsqueda persistente del narrador

 

A partir de la lectura de Estrella Distante (2000) se percibe un narrador algunas veces homodiegético y otras omnisciente. Al estar desarrollada la narración desde el último  cuento del libro La literatura nazi en América, llamado Carlos Ramires Hofman, parece que nos topamos con una suerte de meta-relato. La construcción del narrador de un relato a partir de otro, donde se extiende lo narrado como una explosión de sí mismo.  Sin embargo lo particular en las dos narraciones es que en el transcurrir de la obra el narrador nos dice las cosas desde la presunción. Los hechos son la narración de posibilidades constantes que no se pueden verificar, no son concretos y en algunos casos incluso son posturas arbitrarias o ni siquiera han ocurrido. Dirá el narrador, “A partir de aquí mi relato se nutrirá básicamente de conjeturas.” (29)

En concreto el narrador se presenta en la continua búsqueda de Carlos Wieder. El relato está dirigido en torno a este personaje, pero cada cosa narrada es una posibilidad, señalada como tal por el narrador mismo. De manera que el narrador hace de las acciones de Carlos Wieder conjeturas, visiones, imágenes cuestionada, pero nunca reconocible y, aunque no afirma esa postura, se percibe en toda la obra.

Carlos Wieder el poeta autodidacta, todos los demás nombres con los que se hace llamar y sus acciones, se convierten en la presunción del narrador. Como si fuese todo lo narrado conjeturas paranoicas en la persecución persistente de Carlos Wieder.

Cada vez que este personaje realiza una acción particular el narrador nos la introduce previendo dejarnos claro que es una conjetura. Cuando Wieder llega a la casa de las Hermanas Garmendia de manera repentina, el narrador nos dice en una primera instancia; “Tuvo que ser así” (29), como imponiendo arbitrariamente todo lo a continuación dicho, la muerte de las Garmendia. Además lo narrado tiene calificativos como, “tal vez sucedió, probablemente fue así”, y así en toda la obra.

De igual manera otro de los momentos narrativos como la exposición de poesía aérea está llena de posibilidades con respecto a lo que realmente escribía Carlos Wieder, nos dice el narrador, “leí como si estuviera dormido.”, “leí con dificultad, o tal vez lo adiviné o lo imaginé o lo soñé. (37)  ¿Es esta la descripción de un narrador sobre lo que sabe, observa, cree o le dicen, o la descripción onírica inconsciente que quiere hacernos creer de las acciones de Carlos Wieder?

Ciertamente, este tipo de narrador encontrado en Estrella Distante tiene la potestad de saber y conocer las cosas desde su experiencia. Pero en particular este narrador expone hechos de un personaje que no son ejecutados por ese personaje, sólo son, meras aseveraciones y atribuciones aisladas que no se pueden comprobar como acciones de ese otro personaje perseguido, Carlos Wieder. El Narrador hace de la existencia ficticia de Wieder en el marco referencial narrativo, una existencia accionar de conjeturas asignadas. Todo esto dilucidado del discurso narrativo. Dirá sobre ello Jean Baudrillard; “Existe porque, sin haberle elegido, ejerzo sobre él un derecho de persecución fatal.”[1]

Más adelante en la narración, “volviendo al origen sobre Wieder”, dice el narrador. El poeta aéreo planificó otra hazaña desde su avión, pero esta vez estaba acompañada de una exposición fotográfica en el apartamento de un amigo. De lo cual al inicio de la exhibición aérea el narrador nos describe, “Escribió, o pensó que escribía: La muerte es mi corazón. Y después: Toma mi corazón. Y después su nombre: Carlos Wieder.” (91) Desde donde continúa la conjetura de las cosas. Si Wieder duda de lo que al parecer escribe en el aire, cómo es que el narrador sabe qué es lo que escribe. Cómo puede atribuir palabras a lo que pensó que escribía Carlos Wieder. De todos modos la posibilidad de que todo aquello haya ocurrido es negada por el narrador; “Todo lo anterior tal vez ocurrió así. Tal vez no.” (92)

Jean Baudrillard  en el apartado Persecución Veneciana del libro La transparencia del mal desarrolla una idea de la persecución y de la existencia del otro perseguido. Perseguir a alguien más, creyendo que estamos tras su rastro y su destino, sin toparnos con él, sin hablarle ni conocerle, ¿acaso no es una búsqueda vanidosa? Y, además, al perseguir lo que creemos del otro atribuyéndole una posición sobre el mundo, ¿acaso no es perseguirnos a nosotros mismos? Y convertir al perseguido en nuestra alteridad radical.

En Estrella Distante el hilo conductor de la narración es la búsqueda del poeta Carlos Wieder. El narrador realiza una persecución en la que nunca se ha topado con Wieder, no hay un encuentro directo o manifiesto, no se cruzan en palabras ni mucho menos se conocen. Dirá al principio de la obra, “No puedo decir que lo conociera bien. Lo veía una vez a la semana, dos veces, cuando iba al taller. No hablaba demasiado. Yo sí. (13)

La narración se torna en una persecución paranoica en la que Carlos Wieder y sus acciones existen y son narradas gracias a la referencia arbitraria, atribuida y presunta del narrador.  Atribuye a su rastro hechos que bien reconoce como posibilidades y nunca como reales. El narrador hace de Carlos Wieder su alteridad radical. Esa búsqueda vanidosa es la búsqueda paranoica de la alteridad. Quien narra nos dice lo que cree de Carlos Wieder. Le atribuye una posición conceptual sobre el mundo que no es propia de Wieder sino del narrador. Todas las acciones señaladas por el narrador sobre Wieder no son acciones de Wieder, sólo son lo que el narrador presume es Carlos Wieder.

Dicho esto, recordemos que la obra está determinada por la experiencia del mal. Todos los personajes estan bajo la influencia del mal, la violencia, el dolor, el horror y la muerte. Bibiano Orayn, Juan Stein y Diego Soto, Angélica y Viviana Garmendia, Marta Posada, el alto mando militar que acompaña a Calor Wieder a la exposición aérea y fotográfica, Joana Silvestri la prostituta actriz de las películas porno de las que Wieder era presuntamente el fotógrafo y Abel Romero. Todos ellos son co-actores del mal o padecen de esa experiencia subversiva.

Posiblemente Carlos Wieder es el culpable de desapariciones y asesinatos, posiblemente no. Sin embargo, ¿no serán todas esas atribuciones hacia Carlos Wieder la presunción del narrador para apoyar su referente de alteridad radical? Dirá de ello Baudrillard, “Así pues, cualquier alteridad radical es el epicentro de un terror: el que ejerce sobre el mundo normal con su misma existencia y el que este mundo ejerce sobre él aniquilándolo.” (137)

Carlos Wieder es convertido en el epicentro de terror del personaje narrador de la obra. El narrador nos muestra desde su perspectiva lo que posiblemente hace Carlos Wieder, nunca lo que realmente hace.  “[…] en el hecho de seguirle secretamente el otro existe, precisamente porque no le conozco, porque no quiero conocerle, ni dejarme reconocer.” Dirá Baudrillard (168). Porque no quiere conocerle, ni dejarse conocer el personaje narrador seguirá tras su propia alteridad radical y no sobre un sujeto llamado Carlos Wieder. Es particular cómo se cumple la tesis de Baudrillard cuando dice: “Como todos los juegos, éste tiene su regla fundamental: no debía suceder nada que pudiera crear un contacto o una relación entre ellos. El secreto no debe ser desvelado, so pena de caer en una historia banal.” (165)

Así la concepción de la alteridad del personaje narrador, no se delata en otra cosa que no sea lo que él ha dicho. Y es cuando ante cualquier circunstancia del encuentro, cuando el seguido atiende al seguidor, este último se devela, en una alternancia de roles. El seguidor se convierte en seguido. Es ahí cuando el personaje narrador reconoce la existencia de su alteridad, cuando se reconoce en Carlos Wieder.

Por un instante (en el que sentí desfallecer) me vi a mí mismo casi pegado a él, mirando por encima de su hombro, horrendo hermano siamés, el libro que acababa de abrir (un libro científico, un libro sobre el recalentamiento de la tierra, un libro sobre el origen del universo), tan cerca suyo que era imposible que no se diera cuenta, pero, tal como había predicho Romero, Wieder no me reconoció. (152)

No lo reconoció porque Carlos Wieder el poeta perseguido nunca supo de la existencia de este personaje que hace las veces de narrador. Carlos Wieder no tiene por qué reconocer a este sujeto. Pero el sujeto (narrador) cree conocer todo de él. Incluso cree reconocerse en él, pues Wieder no es otra cosa que una concepción de él.            Ciertamente Baudrillard así lo explica, diciendo en su tesis que no hay necesidad de conocerlo. “Sin haberle abordado, lo conoce mejor que nadie.” (166)

Y es en esa cercanía, con la sensación de convertirse en el perseguido, donde el narrador no tiene una salida planificada. Él no sabe cómo mantener en secreto a su alteridad radical y entra en un estado de angustia por ser develado.

Sentí que los apagados ojos de Wieder me estaban escrutando y al mismo tiempo, en las páginas que daba vueltas (tal vez demasiado aprisa), los escarabajos que antes eran las letras se convirtieron en ojos de Bruno Schulz,  y se abrían y cerraban una y otra vez […] (152)

Por último, en el capítulo tres de la novela cuando Bibiano Oryan también se dedicaba a buscar a Carlos Wieder señala las posibilidades de lo que significa el apellido Wieder y sus acepciones. La última definición dice lo siguiente; “E incluso Weiden también quiere decir regodearse morbosamente en la contemplación de un objeto que excita nuestra sexualidad y/o nuestras tendencias sádicas.

Y con esta cita quiero señalar la visión de la alteridad del narrador presente en toda la obra. Ya que la alteridad es lo que creemos de otro pero que en realidad concebimos nosotros mismos. El personaje narrador de esta obra siempre estuvo merodeando la influencia del mal y en él tendencias sádicas, pero de alguna manera, al hacer de Wieder su alteridad radical el mal siempre fue la influencia del personaje narrador. Al seguir las huellas en una persecución paranoica de su alteridad. “El Otro es aquello cuyo destino llegamos a ser, no relacionándonos con él en la diferencia y el diálogo, sino asumiendo como secreto, como eternamente separado.” (169) De esta manera, incluso después de entregarlo a la muerte, el narrador nunca estuvo al frente de Carlos Wieder. Tal vez para no revelarse a sí mismo como la única influencia del mal en el marco contextual de su narración.


[1]    Baudrillard, Jean. (1990) La transparencia del mal.

FUENTE BIBLIOGRÁFICA

 

Baudrillard, Jean. (1990) Las transparencias del Mal. Editorial Anagrama.                         En Línea:http://es.scribd.com/doc/28675558/Jean-Baudrillard-La-Transparencia-del-Mal

 

Bolaño, Roberto. (2000) Estrella Distante. Editorial Anagrama. Barcelona, España.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: