Chebetto (Coro)

Jose Zambrano (chebetto)José Alberto Zambrano Depool (Chebetto) nació en Santa Ana de Coro el 8 de febrero de 1988. Licenciado en Educación en Lengua Extranjera Mención Inglés, Magister en Educación Superior, cocinero y pintor autodidacta. Ha participado en diversas exposiciones en el estado Falcón. Su propuesta plástica intenta representar el equilibrio entre luz y sombra, bien y mal: un estado medio de las fuerzas regentes en el mundo y del ser humano, bajo el argumento que todo ser humano posee la capacidad de hacer bien y de hacer mal, no existe buenos o malos, solo entes grises vagando por un espacio determinado.

Bajo la luna

 

El sonido de la hojarasca y su pesada respiración se dejaban escuchar en lo más profundo del virginal bosque. ¡Corre, corre, Lombardo! Se acerca. La noche era fría, mientras la luna menguante bañaba  el bosque con una intensa luz azul marina. Lombardo seguía penetrando la floresta en una frenética y desquiciada huida. A ratos caía abatido al suelo, torpemente reanudaba su huida, su rostro dejaba entrever los horrores taciturnos, la desesperación que lo abatía. Sabía que no estaba solo en aquel espectral sitio, sabía que estaba cerca. Su hora se aproximaba. Sus pasos enérgicos y fuertes una vez, se tornaron vacilantes y erráticos. Le pesaba la ropa, el pelo, la piel, los músculos, los huesos. Sintió cómo su cuerpo se inundó de náuseas, cómo el helado sudor recorría su espalda, cómo sus fuerzas iban desvaneciendo. Creyó escuchar su nombre entre los árboles. Interrumpir su marcha no era una opción.

La noche gritaba sobre él, mientras el sonido de pasos se aproximaba. El ritmo de aquel sonido le pareció familiar, propio, firme, calmado y constante. El terror inundó su rostro, no era más que un recuerdo del hombre que fue. -Está aquí- susurró. Su cuerpo ya no daba marcha, cuando se produjo el encuentro. Allí estaba, frente a él. Desafiante, de sonrisa maquiavélica y ojos vacíos. No obstante, no fueron esas características lo que produjo miedo sobre Lombardo. Se encontró desconcertado, catatónico al ver su propia imagen delante, no era un delirio, podía ver como la hojarasca cedía ante el peso de la efigie, cómo su respiración agitaba el aire.

Recordó en aquel entonces escritos borgianos acerca de los herméticos. “Todo hombre es dos hombres, el real, es el otro el que está en el firmamento; nuestros actos proyectan un reflejo invertido, de tal forma que si dormimos el otro vela, si fornicamos el otro es casto, si robamos el otro es generoso, muertos, nos uniremos a él y seremos él”. Estas palabras resonaban cíclicamente en su psique, como un canto eterno de angustia e incomprensión. La figura se mantuvo estática, observándolo, le hizo entender que ya era hora, aunque jamás palabra pronunció.

Por alguna razón, bajo aquella luna, se le había presentando esa anomalía dimensional. Y llegó a comprender su destino. Tendría la oportunidad de eliminar todo rastro de falsedad, de estar en el cielo, se uniría a la imagen delante de él, sería esa imagen.

9 pensamientos en “Chebetto (Coro)

  1. rafaella dice:

    Eso de “Dejar la impresión que proporcionan los relatos de efecto” creo que lo lograste. Por mi parte sentí como una especie de desesperación mientras tu personaje se desplazaba por el bosque, me gusta tu forma de narrar aunque “CREO” que hubo momentos en los que se tornaba rebuscado. Estoy de acuerdo como Daniela, eres mejor narrando. Muy buena historia.

  2. Prefiero tu narrativa comparada a tu poesía. Me gustó. Creo que medio me desanimé cuando descubrí todo antes del desenlace…es que me gustan mucho las narraciones donde alguien es perseguido y no se sabe qué cosa le acecha. jaja. ¡Sigue escriebiendo cuentos! ¡Un abrazo!

    • Chebetto dice:

      Mmm… gracias, supongo. Es un cuento breve, derivativo que pretende nada, no busca, al menos intencionalmente, dejar la impresión que proporcionan los relatos de efecto. Su intencionalidad es contar o presentar una situación de desenlace. Es como leer las páginas finales de un relato más extenso. El final se advierte con la introducción de la cita borgiana. Gracias por comentar, Daniela.

  3. José estupendo manejo de la narrativa. Espero leer alguna vez otro de tus titulos.

  4. Juan dice:

    Tu obra merece ampliación, desarrollo…me parece un punto de partida estupendo.

  5. Angélica Alvarado dice:

    Bien escrito Chebetto. Borges ayuda. 😀

    “La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.” J. L. B.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: