David (Mérida)

David Parra.

David Parra (1991) Mérida, estado Mérida, Venezuela. Escritor. Productor.  Estudiante de Literatura Hispanoamericana y Venezolana en la Universidad de Los Andes. Columnista y editor del fanzine web 2.0 Acraciapourlesporcs. Director del grupo de creación alternativa “La ballesta y la Liebre” y del proyecto experimental “World Wide en Verso”.  Autor de la plaqueta poética Línea Azoprieto (2010) publicada por el Proyecto de Unión Poética Latinoamericana (PLUP) y del blog Prosapistola.

Espacio Olvidado.

(Cuento basado en una canción homónima del grupo larense “Desde 1985”)

Una espesura en más de cinco mil tonalidades de verde, se extiende hasta el infinito desde lo más alto del macizo. La selva vibra viva bajo los pies y sobre la cabeza de Andréyu, al que le incomoda su traje, casco y mascara para contemplar la inmensidad de la Guayana antigua.  Hace unos dos mil años que toda civilización abandonó un planeta muerto, y alunizó sus arcas en astros lejanos con nombres sumerios y asirios.  La tierra se había convertido en un sistema hueco, un relleno de desechos eternamente obsoletos, un cementerio de maquinas; testaferros  cadavéricos de ciudades antiguas y arrogantes.

 La vida sin embargo, se da paso.

Andréyu, camina entre la impenetrable espesura del macizo más alto, el más antiguo de toda la tierra. Se le adhieren múltiples y multicoloridos insectos a su traje azul aluminico, mientras la humedad empaña su casco y le dificulta la vista. Pide la temperatura con voz temblorosa, junto con el índice gaseoso tartamudeando. Las cifras aparecen fosforescentes sobre su casco traslucido, y al intentar mirarla, divisa una bandada de aves rojas de envergadura larga mezclada con negro y amarillo. Sube lentamente al mismo tiempo, una pronunciada saliente cubierta de ramas, lianas y flores en tonalidades brillantes de morado, cian, rosado, violeta. Se acerca a una de ellas, y con la insensibilidad de sus guantes, trata de tocarla. Es rosada con azul de pétalos largos en cascada. Esta se cierra de golpe al contacto retrayéndose a su tallo. De la sorpresa, Andréyu se tambalea.

Sosteniéndose de las lianas termina de encaramarse, y en pocos minutos de dificultosa caminata llega a la cima. La piedra inexpugnable e impenetrable, fulgura cubierta de diferentes capas de marrón cobrizo y verde oscuro, mientras que distribuidas por el techo de la formación geológica, lagunas medianas de agua roja se vitralean con turquesas vidriosos y lavandas líquidos, apacibles como espejos milenarios. Camina lentamente absorto por la inmensidad. Cada milímetro de luz viva atraviesa sus retinas bionicamente mejoradas.  Mariposas gigantes de alas plateadas con vinotinto, parecen dibujadas por arquitectos áureos invisibles,  dejando una estela boreal  alrededor del astronauta, que apurado quiere llegar al borde del macizo y contemplar el atardecer de un sol tornazul, sobre el espacio olvidado de la selva nublada.

Algo lo detiene hipnotizándolo al instante. Pequeños cangrejos/escarabajos bioluminicentes tiritan alrededor de una roca en el fondo de una de las lagunas. La roca es enorme y grisácea, llena de cráteres, meteórica.  Desde lejos tiene la forma de un toro acostado, durmiente en el fondo del pozo.  Sobre la frente del toro de Piedra se lee “Aripamo” como aproximación lingüística, sugerida por el traductor del traje. Andreyú se acerca un poco más, notando así otros petroglifos en el lomo del tauro. La voz genérica de su traje espacial reza en neutro: “Gúata, kukenen man kupapuy, asuayuco otope usokavachyrí”. El muchacho pide rápidamente el significado, y la maquina le dice algo así como: “Gúata, todo es hermoso en la vida, pero se lo lleva la muerte”.

Ensimismado por el mensaje ancestral de toro petrificado Aripamo, Andréyu se levanta y sigue caminando hasta el borde del acantilado. El sol se oculta reflejándose en  el caudal de un rio que desemboca en tres cabezas, serpenteando verdoso y salvaje, retomando espacios junto a la selva sobre edificios megalíticos alcayatados hacia la bóveda del cielo. Los limites de una ciudad abandonada; gigante, industrial y prospera ahora son devorados por la vida que se genero de su descenso. El aullar de los primates originarios, espanta grandísimos pájaros policromáticos que vuelan desde bejucos gigantescos; guindados en los arboles simbióticamente unidos directo a los muros de las torres, fortificaciones y puentes.

Andréyu abre su casco, que con un sonido desplastificado, se corre hacia adelante hundiéndose en su traje. Aspira fuertemente mientras susurra palabras imprecisas para su bitácora privada, sonriendo.

2 pensamientos en “David (Mérida)

  1. mariitalugo dice:

    Hola David!! Muchas auroras boreales, plantas carnívoras, colores, y cuestiones metálicas y fluorescentes. En que andabas ehh?… Ha de ser que tus gafas de sol funcionan como los acetatos para las cámaras de cine, pero más alucinantes claro está.
    Me gusta esa forma de ver el mundo y el futuro fatídico y a la vez esperanzador de la -humanidad-. Me recordó a WallºE este cuento, (y lo digo xq es una de mis pelis animadas favoritas). Pues, este mundo tecnicolor que nos muestras, es nuevo para mi, muchos de esos colores no los había visto en mi mente jamás, pero eso, cuando el lector sede al pacto ficcional y se sumerge en esos ríos rojos, junto al toro, luego se permite reconocerse en el lenguaje y los proverbios ancestrales que maravillosamente nos ofreces, seguro queda atrapado -como yo- en ese planeta extraño y olvidado. Un abrazo!

  2. Jesús Amalio. dice:

    David, ¿cómo le va? Bueno, no es un secreto para nadie que manejas muy bien el lenguaje, sobre todo las imágenes, eres muy bueno. Tus relatos están llenos de colores y formas como una aurora, algo así, da gusto verlos. Pero… no sé si este genero te favorezca. Comparando con tus cuentos del año pasado, veo que aquellos tienen mucho más sentimientos, tocan más. Pero supongo que todavía estas buscando tu voz , tu espacio en la literatura. Escribes muy bien. Pero tienes historias con las que te desenvuelves mejor. Igual espero verte en el encuentro, ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: