Luis A.

P1980615Luis Alberto Leal Jiménez  Nací en la ciudad de los vientos un 8/5/89. Actualmente soy Licenciado en Lengua y literatura.  Me fascinaba usar converse hasta que descubrí que mejor son las  alpargatas. Creo plenamente en JESUCRISTO, Amo el futbol, quiero mucho a la literatura y al hip hop y me gusta más o menos la fotografía. Hoy soy un día más de FEBRERO, eso se siente bien.

Insatisfacción

Munrra era un joven que por algún indicio del destino había caído en una semi indigencia, vivía en la calle el Oeste, en una casa de barro que poco a poco  se destruía .A pesar de ser un joven que consumía drogas y tomaba mucho alcohol nunca había experimentado el arte de robar. Para comer y mantener sus vicios prefería pedir o hacer algunos mandados que posteriormente eran recompensados. Pero un día en el que el sol había decidido bajar su temperatura, él se despertó con unas ansias extremas y lo que más quería en el mundo era comerse una Sardina en salsa de tomate, se imaginaba en su boca la textura blanda y rojiza del pez que encerrado en la lata deseaba ser liberado y a la vez condenado a su total destrucción. Lo cierto es que Munrra salió de su casa a tratar de hacer algo para ganar dinero y  poder comprar  su anhela Sardina con la cual desayunaría. Pero el día estaba malo como dicen algunas personas y nadie lo enviaba hacer alguna labor y ninguna de las personas a las cuales él les pedía dinero le daban. Entonces allí lo invadió el deseo de buscar su comida a través de otro medio, decidió entrar a un súper mercado  y robar su sardina, aunque  su ser interno no quería, las ansias lo dominaron. Como pudo entró en el almacén se dirigió hasta el estante de los enlatados, cuando ya estaba frente a ellos sentía como todas esas sardinas deseaban salir de la lata e irse con él, mas él sólo agarró una lata y se la introdujo entre su pantalón y sus piernas exactamente por el área que está debajo del ombligo, luego salió del lugar esquivando varias personas y ya afuera del local se fue corriendo a su casa algo asustado pero feliz. Ya cuando estaba en su casa se sentó en una silla cerca de una mesa, colocó la lata encima de ella, luego agarró un cuchillo y empezó a abrir la lata lentamente, mientras lo hacía, tanto sus ansia como su hambre aumentaban . Luego de unos minutos por fin  la lata estaba abierta  por completo, ahora agarró un plato y lo colocó encima de la mesa para echar la sardina. Luego agarró la lata con su mano derecha y se dedicó a voltearla sobre el plato, pero cuando giró su mano por completo la lata no tenía sardinas.

El tigre

A Cristina, Daniela,

Aneidis, Luis Daniel, Liwin,

Tais, Antoni, Martin, María e Iván.

El tigre es el felino más grande del mundo. Yo fui uno de los primeros buhoneros que llegó a la avenida Manaure. Por lo general su peso está entre los 100 y 360 kg.  Mi negocio no era muy grande. Y su longitud es como de 220 a 380 cm incluyendo la cola. Pero lo tenía bien arreglado. Él caza solo y aprovecha la densa vegetación para acercarse sigilosamente a los animales que va a capturar. Vendía ropa íntima de damas y en ocasiones ropa de caballero, eso dependía de la época. Cuando un tigre se encuentra a unos 10 metros de distancia de la presa, se lanza a correr a gran velocidad para capturarla. Tenía una labia para hacer que la gente me comprara. Cuando la alcanza, le muerde en el cuello hasta matarla. Si el cliente tocaba el producto lo más seguro es que saliera de la tienda con él. Luego se la come parte por parte hasta terminarla. Todos los días me dedicaba a este trabajo y casi siempre mi mujer me acompañaba. Después solo se limita a reposar en una agradable grama. Pero inesperadamente llegó un día en que todo cambió. Además de cazar y comer un tigre por lo general se reproduce. Tuve que dejar a la señora esa. Pero para ello necesita que la hembra sea receptiva. Y no es para menos, la encontré en mi casa tirando con otro tipo. Ellas sólo lo son algunos días, por eso el apareamiento tiene que ser durante ese periodo.  Quise matarlos a los dos. Luego de aparearse ellos siguen su rutina de caza, además de cuidar su territorio. Pero no les hice nada, solo me fui y comencé a tomar alcohol. Debido a su naturaleza agresiva, tienen muchos conflictos violentos con otros tigres por el territorio. Hoy  ya llevo tiempo en esto y todos los días bebo licor  hasta arrastrarme de la ebriedad. Y pueden terminar con la muerte de uno de ellos.  Para comprarlo le pido plata a todos los que pasan por aquí por la avenida. Actualmente mucho tigres nacen en cautiverio. Algunos de ellos me dicen saco e peo. Las personas los cuidan y a medida que van creciendo los van admirando. Yo les digo que no fui yo que fue mi papá que les sacó los peos a una vieja en el 98. Eso quizás sea porque su color es hermoso. Una vez tomando en la plaza con Samuel (hoy día un colega). La mayoría de ellos tienen un pelaje naranja o leonado. Me dijo que si se le daba la oportunidad de tener otra vida desearía ser una verdadera garza blanca.  Además de un área blanca y rayas que varían en tono desde marrón oscuro hasta el negro. Yo lo escuché con atención y medité por un memento. Lo cierto es que a las personas les agradan mucho los tigres. Entendí exactamente lo que me quiso decir. Quizá sea por su natural belleza o por ser un animal único.  Enseguida me alejé de él para estar solo y llorando me dije a mí mismo ¡ojalá yo en la otra vida pueda ser un tigre, pero eso sí,  ¡un tigre de verdad!

 

Foliofagía

A todos los de la cátedra de

literatura Agustín García

Aproximadamente a  las ocho de la noche ingresa al hospital Anaïs.  La chica que para muchos es  la mejor en el área de literatura y que para otros no es más que una loca sin oficio. La joven de 19 años al llegar es atendida de inmediato por un doctor anciano que luego de varios estudios le dice a los familiares que la chica padece  una enfermedad algo extraña que en ese centro hospitalario era la primera vez que se presentaba. Sin embargo Anaïs  asegura sentirse bien y con el estómago muy hinchado le pide a su madre irse a casa. Pero  los familiares saben que no se encuentra muy bien del todo,  por ello desesperadamente le piden al doctor que les diga con exactitud qué es lo que tiene. En ese momento él medico llama a solas a la madre de Anaïs y le dice que más que una enfermedad es como una especie de figura redonda que se ha incrustado en su estómago por ingerir alguna sustancia no alimenticia y que por no haber sido expulsada ha provocado la inflamación del estómago.

 La señora empieza a llorar y le pregunta melancólicamente si eso de lo cual le habla tiene cura. El anciano le dice que sí la tiene. Pero antes de establecerle cual es, se propone a explicarle cómo surgió dicho fenómeno. Le dice:  “ Señora su hija tuvo que haberse comido una elevada cantidad de papeles que poco a poco se les fueron uniendo dentro del estómago hasta llegar a  convertirse en una especie de tumor” . La madre  totalmente sorprendida empieza a recordar  cosas y le comenta al doctor que desde que su hija cumplió los 13 años le ha comprado muchos libros,  pero cada vez que le pregunta sobre ellos nunca se los ha mostrado y de hecho actualmente ignora la existencia física de ellos. El doctor y la señora en ese preciso momento se miran a los ojos y unidos en un mismo pensamiento se dan cuenta que la joven se ha comido todos los libros que ha leído y que esa es la causa del problema que padece. Luego de esto el doctor le establece a la señora que para que el absceso salga por completo  es necesario que Anaïs lo vomite parte por parte y que debe hacerlo por lo menos dos veces al día.

 Al pasar unas horas la joven fue dada de alta y al llegar a la casa la señora le cuenta todo a su hija y le establece que es lo que debe hacer según el doctor  para sanarse. Ella se propone a cumplir lo dicho por el doctor aunque no le gustaba mucho la idea, ya que además de provocarse el vomito por mucho tiempo también debía dejar de leer. Anaïs  duró varios días encerrada en su casa sin ver a ninguno de sus compañeros, sin leer  y sin comer libros. Luego de haber botado todo lo supuestamente malo y haberse  sanado por completo volvió a encontrarse con sus compañeros, muchos se alegraron al verla y le preguntaban cosas acerca de su salud.  Ella respondía cordialmente. Pero de pronto un joven silencioso  que siempre admiró la forma que ella tenía para recordar y narrar todo lo leído le hizo una pregunta sobre un libro que ella anteriormente ya había leído, en ese preciso momento Anaïs buscó en su memoria. Pero se dio cuenta que no recordaba absolutamente nada sobre ese libro y sobre ninguno otro, notó que en cada vómito se fue también cada historia leída, luego de esto empezó a llorar y se fue corriendo desesperadamente hacia una biblioteca, se encerró y empezó a leer y a comer libros.

El fanático

                                                       A Madaí Hernández

         “Espero que algún día te vuelvas loco por ver tantas películas de ese tipo”.  Fue lo último que le dijo Angélica a su novio Semaj cuando concluyeron  la relación amorosa que tenían.

Semaj era un joven adicto a las películas de un actor especifico y desde años atrás acumulaba en su mente imágenes de varias películas vistas donde él actuaba, para este joven era inevitable querer ser parte de alguna escena de  ellas y muchas veces conversando con sus amigos y amigas les mencionaba el placer que sentía cuando una parte de la película le gustaba mucho. Tanto era ese placer, que en varias ocasiones les relataba literalmente y con exactitud  las frases que su personaje  decía en cualquier película. Por ejemplo; una vez Beatriz le dijo que se estaba volviendo loco de tanto ver películas de ese hombre y él solo recitó la frase “las mejores persona lo están”

Un día Semaj, decidió incluir algunos episodios de varias de esas películas a su vida. Así que de pronto montó una fábrica de chocolates, donde realizaba los más deliciosos dulces, se dice que dicha fábrica estaba   ubicada en el fin del mundo y que repartía los chocolates por todo el Caribe navegando por aguas misteriosa en su apreciado Perla.

Luego de un tiempo se dio cuenta que ese negocio no le daba resultado porque nadie podía acceder a la fábrica ya que ningún ser sabia donde se ubicaba, mas solo la podían encontrarla los que ya sabían su precisa ubicación. Por ende dejó a un lado la fábrica y así se mudó al país de las maravillas, se pintó el cabello de rojo y empezó a realizar los más extraños sombreros jamás vistos, pero una vez cuando dormía soñó que la Reina Roja se los robaba, entonces se fue de allí olvidando por completo el arte.

Ahora estaba desempleado, entonces caminando muy particularmente se introdujo en una casa antigua la cual simulaba una barbería, allí empezó a afeitar a personas que sin duda él imaginaba que eran su clientela, en ocasiones les colocaba la navaja en el cuello a algunos de ellos y cantando una ópera los asesinaba, los cadáveres imaginarios le sirvieron de alimento por algún tiempo.

Luego de varios días cuando dormía  se despertó y al hacerlo tuvo la  sensación de que no solo debía afeitar a hombres si no que también debería cortarles el cabello a las mujeres, entonces se amarró varias tijeras en las manos y emprendió la labor de la peluquería, quizás por algún trastorno mental, él también se imaginaba que muchas chicas llegaban al lugar para que él con sus delicadas manos de tijeras les hiciera el mejor corte del mundo, de pronto un accidente quizás planeado lo indujo a fugarse de ese lugar, le había cortado la cara una de las chicas, eso lo obligó a salir de allí.

También se imaginaba que la policía lo buscaba por todas partes, por eso decidió esconderse en una tumba en la cual se quedó dormido por dos horas, cuando despertó creyó que habían pasado dos siglos, estaba vestido de negro con una capa y tenía mucha sed pero el agua no se la saciaba, él juraba que se había convertido en un vampiro y hasta se sentía los colmillos en su boca. Se hizo de noche y empezó a desplazarse por todas las calles, Semaj se dirigió a la casa de su ex novia, en ese preciso momento recordó que ella le había hecho como especie de maldición y él la veía como una bruja. Por desgracia ella estaba sola, Semaj entró a la casa, se le acercó y le dijo tu maldición es que no sabes amar y en ese momento la mató, huyo de la casa, luego de varios minutos la policía se dio cuenta del asesinato, lo buscaron por todos lados hasta que dieron con su paradero lo agarraron y lo encerraron en un manicomio al darse cuenta que estaba loco, un oficial le mencionó a una de las amigas de Semaj que cuando lo aprendieron él había repetido varias veces la palabra “Parley”.

Actualmente han pasados varios años desde que lo arrestaron, algunas personas cercanas a él se preguntan si estará bien o si sigue vivo, sus amigos más íntimos saben que sí, porque hoy sigue nevando, mientras él  encerrado en el manicomio jura estar navegando a bordo del Holandés Errante y además de ser parte de la tripulación y parte del barco. Y con una botella de ron en la mano no para de cantar el tema que dice “Saqueamos, robamos sin nada importar todos brindando yo ho, yo ho, yo hoooo pirata siempre ser”.

 

9 pensamientos en “Luis A.

  1. tu manera de disfrazar se convierte en un modo de contar, y como unes y atas cabos pareciera que lo hicieras sin pensarlo. muy buenos tus relatos.

  2. Luis Alberto dice:

    Amalio hay gente a la cual no le paro cuando me comentan, tu eres una de ellas. ja ja ja ja. no hermano de pana gracias por su comentario, lo tomaré muy en cuenta, ah cada dia lo haces más como la profe Maylen. je je.
    Chistri a ti si te paro, y bueno el tigre claro esta que es como una continuación de Garza Blanca, por eso la formula, lo hice así por el hecho de que tambien posee de sobre nombre un animal, si no, fuese buscado otra forma de contar la historia del pana saco e peo…
    y claro que eres la primera eso es lo mejor.
    Miguel, gracias por tu comentario. oye deberias leer el cuanto Garza blanca que esta en el primer encuentro para que agarres la idea completa. y me alegra que te haya llamado la atención lo de la belleza del tigre en contraste con lo que es horrible en matar tigres.

    Miwin… de nada hermana, usted es el mejor ¡oyo¡

  3. Liwin Acosta dice:

    Compa me gustaron todos! Gracias por la dedicatoria Rasputín!

  4. Nada más digo lo que siempre le digo a Jesús: pila con los ejercicios fáciles! Para los fanáticos de Garza Blanca, leer el cuento del tigre nos parece una repetición, encontraste una fórmula y por ahí te fuiste, eso no es negativo si quieres hacer un proyecto conceptual animal-hombre (acaso no es a veces lo mismo?) pero sí es negativo cuando se convierte en un “modus operandi” facilongo. Soy de tus primeras lectoras, si acaso no la primera, así que soy la única que puede decirte vainas, por ende no le pares a Jesús Amalio jajajajaja. En fin, ya tienes lo más importe, “y lo sabes”.

  5. Miguel Arcángel dice:

    Muy buenos relatos cortos; un solo personaje para un solo escenario y una sola situación. Además, intentas impresionar lo cual es esencial para este género literario. En consecuencia, mantienes una única unidad temática, como es el caso de “El tigre”, excelente cuento”, donde el personaje, un sujeto periférico conocido como ¨malandro” en Venezuela, al narrar toda su vida, cuestiona que quiere decir “matar un tigre”, pues eso nos dice el título, pero a la vez, al final, al escuchar a la persona que quiere ser una garza blanca, el personaje narrador, al concluir que quiere ser un “tigre de verdad”, en una nueva vida, reflexiona lo que es la belleza de un tigre, en contraste con lo que es horrible en “matar tigres” en un país subdesarrollado como este. Muy buenos cuentos.

  6. Jesús Amalio. dice:

    Amigo,Chiquitin, jajajajajajaj. Bueno, ya yo te lo he dicho, mosca con el lenguaje; Narrar es más que: ahora hizo esto, luego aquello, después lo otro. Cuando se narra debemos intentar decir las cosas de la forma que mejor transmitan lo que queremos. Si no, el texto se siente cuadrado, seco. Como un reportaje o un articulo. Oscar Wilde dijo: Lo que es primero en el sentimiento es lo que siempre llega lo último en la forma. Te falta forma, pero lo más importante es la imaginación, y eso es un musculo que ya lo tienes, el lenguaje se puede pulir leyendo y ya. Saludos, un abrazo.

    P.D: Sabelo que te morís por abrazarme.

  7. Luis Alberto dice:

    Juan gracias por tu comentario, tomaré en cuanta lo que dices. Y con respecto al cuento el fanático la verdad es que me agradan mucho las actuaciones de Dee, aunque confieso que no las he visto todas.

  8. Juan dice:

    Bueno, confieso que empecé por el último. Me pareció jocoso el hecho de usar un personaje famoso como leitmotiv de tu cuento. Luego leí el resto y me parece que tienes una imaginación desbordante. Quizá te falta pulir un poco el estilo, discurso y la altura del lenguaje, pero eso se logra poco a poco con el tiempo y el estudio. Te recomiendo muchísimo que leas a Alejo Carpentier…leer uno de sus libros (sobre todo El Siglo de las Luces), es hacer un máster en lenguaje literario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: