David (Mérida)

David Parra.

David Parra (1991) Mérida, estado Mérida, Venezuela. Escritor. Productor.  Estudiante de Literatura Hispanoamericana y Venezolana en la Universidad de Los Andes. Columnista y editor del fanzine web 2.0 Acraciapourlesporcs. Director del grupo de creación alternativa “La ballesta y la Liebre” y del proyecto experimental “World Wide en Verso”.  Autor de la plaqueta poética Línea Azoprieto (2010) publicada por el Proyecto de Unión Poética Latinoamericana (PLUP) y del blog Prosapistola.

Temporada de mango

 

 

Me gusta encontrarte aquellos días de mercado

esperándome en vestido en la parada del aeropuerto

con un cooler hasta arriba

de jugo de caña y limón verde

que me aplaca de una vez la picante resolana.

 

como una hembra de antílope

me sonríes, imponente, desde lejos

esperando inquieta a que cruce la avenida

para clavarme cuando llegue un beso tipo Pilsen

con esa boca tuya, dulce de Cocosette.

 

 

La cosa esta tan grave mujer, déjame decirte,

Que escucho a De Vita en mi mente

Mientras te veo tender la ropa por las tardes

Y aprendo poco a poco a bailar salsa casino

Para  rumbear contigo

Hasta que el alba mate al viernes.

 

 

No me pidas que te lea el capitulo siete de Rayuela

o el barco rascao del mocho de Rimbaud y su combo de malditos

mucho menos a la Pizarnik y su puñado de pájaros muertos,

porque mira mujer, el día esta clarito y despejado

y mientras bailas Cat Power en pantys por el cuarto

nada más quiero levantar tus talones hasta el techo

Y ponerte a Girondiar los ojos.

 

 

Corazón, déjame hacerte el desayuno esta mañana de domingo

Arepa con aguacate, queso blanco y guarapa de piña

mientras ves un programa donde salen un montón de niños cocinando

aún entre dormida, con la resaca alborotada.

 

 

Huyamos a áfrica o a alguna isla negra del Caribe

tu ya sabes francés y el inglés medio lo machuco

huyamos a Cojedes y compremos una curiara de colores

tengamos un casal de loros verdes en la entrada de la casa

Y un par de cachorros con tus ojos y los míos

que luego de jugar descalzos todo día por el patio

se sienten en solar a sacarse el mango de los dientes.

.

.

.

Recordatorio.

 

Cuando salgas a la calle hijo

recuerda llevar con orgullo la escapula

de tus santos y tus padres

andar pendiente de todas tus retaguardias

ojo de garza y boca de chuco

 

repicar, antes que te repiquen.

 

Porque en la calle, hijo

Zamuro no pisa charco

respeta al que está descalzo

por mas piedradura

que se ponga el martillo.

 

Cuidado al guindarte en puerta de la busetas

cuidado al dejar prensado tu corazón entre las manos de una mulata

cuidado con jibaros, sapos, drogadictos y hombres puta

porque en la esquina más improbable

siempre se enamoran del más pendejo

pronto al destaje, pronto al coquero.

 

Con la mujer tuya

que te la miren, pero que no la toquen

Y si alguien le falta el respeto a una fibra de las letras de su nombre

un buen golpe sale desde el suelo a la cadera

de la cadera al puño, del puño a la cara

y de la cara al piso.

 

Nunca le temas a una hembra

por más alada que tenga la espalda

sostenle siempre la mirada

entrale seguro por la risa

camino que a diferencia del físico y la cartera

va directo al corazón

y no a la cama.

 

Trabaja, jódete y recontrajódete por ser honesto

por el camino derecho, por el del medio, por la puerta de enfrente

no estafes, no robes, no traiciones, no vendas drogas

porque por la puerta de atrás

siempre sacan a los que se las dieron de pilas

forrados en madera.

 

estando sano y sin meterte en peos

húyele a la cárcel y al hospital maldito

porque este par de Infiernos

solo se diferencian

por el instrumento que usan

para picar a la gente.

 

Si eres prudente

sé que no compraras armamento

pero si en algún momento te haces con un hierro para protegerte a ti y a los tuyos

acuérdate que la bala más certera, es la que no se dispara

y si tu temperamento es rojo como las velas que le prendemos a Santa Bárbara

cuidate de los 3.8

cuando se te vuelen los tapones

porque en este país

hay muchas pistolas

pero pocos cojones.

 

Tu familia va siempre primero

Andino, cerrero, campuruzo y gocho

cuídala feroz como un rockwiller de cemento

porque en las horas color de bachaco

nadie más meterá las manos en la candela

por tu indulgencia. Porque te salven.

 

La palabra es un contrato que no se firma

la mentira una mapanare traicionera

el amor una casa sembrada en el centro de la tierra

los amigos cuídalos, y encuéntrate en sus defectos

Y a los enemigos, antes que odio ten por ellos respeto.

 

Y si un echo de sangre

signa a uno de tu apellido

Recuerda que si no hay justicia, hay venganza.

 

Se que estas palabras

no son como la de los sabios que se encuentran en los libros

gruesos como bloque o un ladrillo

pero cuando la ciudad

muerda, porque muerde y bien duro

tendrás algo con que devolverle el colmillo.

Ama, vive y lucha por lo que sueñas

has que recuerden tu nombre y apellido

Y cuando salgas a la calle hijo

recuerda, por encima de todas las cosas:

 

Creer siempre en Dios

Pero nunca en la Policía.

 

Anuncios

4 pensamientos en “David (Mérida)

  1. Grecia dice:

    ¡Maravilloso! ¡Qué encanto! Eres un genio. Esto es lo que necesito para mi hijo. De verdad: es mucho, es tanto, es todo. Excelente.

  2. Adrineli Canelón dice:

    Esas temporadas, que lo que provocan es que queden ahí, tipo eternas! Saludos!

  3. Daniela Nazareth dice:

  4. Jesús Amalio. dice:

    Muy buenos, David. Tus poemas tienen ese ritmo callejero, y las imágenes, geniales, simplemente geniales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: