Eugenio (Coro)

Miguel12

.

Miguel Eugenio Leal Madriz (Santa Ana de Coro, 15 de diciembre de 1991), estudiante de medicina de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, amante del buen gusto y poeta empedernido.

.

.

 

 

Poeta, tú

 

Tú; derrochas inspiración en rincones de vida,

acabas guerras al chasquear las palabras.

Tú que tomas la mano de la paz sin dolor

para hacer lo que otro humano se niega u oculta.

Poeta, tú.

Tu agotas en la piel el más puro suspiro

al manchar con versos la esencia que brota.

Tú poeta que aún no siendo infante

te revuelcas en el suave lodo,

buscando lo que el mundo desperdicia.

Poesía, todo. Tú siempre lo has descrito.

Poeta, tú.

Tú que ardes en llamas que congelan

el tiempo sin importar cuando y donde.

Respiras en cuellos que se erizan y

gotean sobre la tinta negro azabache.

Tú de nuevo, como de nuevo mirar

al horizonte.

Poeta, tú que te derrumbas sobre el papel

para fallecer sobre tu vida.

 

 

 

Mucho más que horas

 

Y así, siento ese delicado crujir de la tierra que se quebranta mientras caminas hacia mí, tu mirada llena de algo que fecunda curiosidad. Mi alma al tanto de lo que sucede borrando con lentitud las dudas que se dispersan. Cegado tomo tu cintura labrada al braille; leyendo subo a tu espalda, aquella mina de sutileza. Tomo hebras, una por una; como contar los días, ansiados días calurosos de tu compañía. Tu vestida de Eva sin temor al presente desnudas mi piel con tu tacto bullicioso. Sumerges mi barba en ti para pintar sobre ella.

Aquí los segundos no cuentan, es eterno el despertar.

Dócil situación la que dejas en mis palmas, ¿cómo negar? si tus abrazos son imprescindibles. Tus brazos, ese paso al cielo. Tus ojos, ese pecado tentativo.

Y confundo mis huellas con las tuyas en este mar de deseos, infundo nostalgia en tu piel como quien ara en la húmeda tierra fértil. ¡Ciégame!, hazlo sin compasión como si no se tratase de amor, ciégame hoy mañana tu recuerdo mejor será tu aroma, tu exquisito perfume mezclado en mis sabanas. Solo deja ser a mí ser y tejer tus cabellos con mi mirada, la que posa sobre ti en aquellas tardes donde menguo de soledad. Esas mismas tardes donde sonrió y observo a la negra infelicidad marcharse con sus maletas por el camino angosto de la amargura, camino caminado ya por mí un par de veces.

Y te tomo como retomo el tema que se me escapaba para saltar a tu alma para que hurte la mía, para que me haga latir. Con solo palabras, frías quizás; cálidas tal vez, con solo eso me basta. Basta con solo tenerte presente. En este mar de versos tu nombre sabe muy bien como nadar.

Y estoy atado a tu proa, sumido a tu timón, remando a tu norte, soy tripulante de tu barca.

Y si me permites… sólo si me permites; haré de esta noche mucho más que horas.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Eugenio (Coro)

  1. Ruben Guzman dice:

    que siga nadando su nombre, en un mar de versos.. lo cierto, es que hay muchos mares en el mundo, de versos? no se.. pero si muchos mares… buen trabajo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: