José M (Mérida)

fotoJosé Manuel López. Mérida (1990) Escritor y músico tesista de la licenciatura en Letras mención Historia del Arte (ULA), estudiante de Letras mención Lengua y Literatura Hispanoamericana y Venezolana y de la escuela de Música (ULA). Participó en el taller de poesía dictado por Luis Moreno Villamediana, talleres de creación literaria (DAES- ULA, 2008), fué miembro del grupo experimental de Poesía y Música (Reflejos, 2007-2009).  Ganador del Premio de Poesía “Gelindo Casasola”, en el marco de las jornadas de creación literaria (ULA-2010) Ha publicado los artículos “El amor musical existe no hay que hacerlo”, crónica a Sentimiento Muerto (2007), “Cayayo: el responsable de las sonoridades emergentes en Venezuela (2008) ambos en el periódico Arcabuco. El texto: Una Balacera no abolirá el azar: novela policial (colectiva) (2010) por el perro y la rana. Sus poemas han sido publicados en antologías internacionales y periódicos nacionales como el Diario Primica (Ciudad Guayana, 2011) y el suplemento letra viva (Coro) 2013.

Música experimental: De su influencia en el Rock

 

“La vida sin música es un error,

Un trabajo penoso, un exilio”

Nietzsche

La experimentación en el hecho musical aparece en la historia a cargo de compositores como John Cage,  Stravinsky y Schoenberg  entre otros, quienes se interesaron por hacer música con lo que no es concebido música, es decir con objetos sonoros y no con instrumentos, pues el compositor ya no se preocupa por el hacer de la música sino el como hacerla, en este caso llevando a cabo este método experimental, que se dirige a un objeto sonoro. La razón fundamental de ello es que en esta época la música ante sus realizadores se presenta más como un fenómeno de carácter científico que como un artístico. En otras palabras un hecho lógico más que expresivo.

El origen de la música concreta se concibe según Pierre Schaeffer en su texto titulado ¿qué es la música concreta?  como una “revolución”, pues como todo hecho de esta índole se lleva a cabo en contra de algo, en este caso lo clásico. Se percibe una renovación y superación de la antigua concepción musical pues no completa el trabajo de compositores como Bach, Beethoven o Mozart, sino que impone otro género en este caso el de la música concreta.   A continuación la opinión de Schaeffer acerca del proceso de la música:

“Las cosas evolucionan, cumplen ciclos se renuevan, se reinician enseguida. Pero lo que entonces se repiten no son las cosas, sino los ciclos. Interesa pues saber en que punto del ciclo estamos, si nos hallamos justo en el medio de su proceso o precisamente o precisamente en el punto singular en el que se renueva”  (Schaeffer, 1959)

El proceso de experimentación se trata de un abandono obligatorio del lenguaje  es decir; la notación musical, la teoría y el solfeo  para enfocarse más bien en el aspecto empírico e instintivo de la sensibilidad. En otras palabras  música elaborada no de conceptos académicos sino de la experimentación y la intuición humana.

La música concreta se origina  por el afán de compositores del siglo XX como John Cage, Stravinsky y Schonberg (mencionados anteriormente) por ingeniar, buscar y hallar nuevos modos y maneras de este arte de combinar sonidos como lo es el sonoro . Esta renovación trae como consecuencia que el compositor contemporáneo se sitúe en la posición de un científico, pues se le exige el descubrimiento de una nueva función de un cuerpo que es el sonoro.

Este movimiento se caracteriza por la invención de una necesidad, un modo diferente de hacer música. Como se ha descrito en apartados anteriores se aleja de los lenguajes clásicos para otorgar relevancia a los objetos concebidos como seres sonoros en sí mismos. En este sentido el uso de sonidos urbanos cajas registradoras, efectos de sintetizador, programas especializados para tratamiento de sonido  entre otros, forman parte  fundamental para la elaboración de este género. La experimentación es de tipo técnico estética, por esta razón el producto musical no se considera como un proyecto sino más bien como pruebas de sonido.

Hemos dicho que el aspecto determinante de la música concreta, es el hecho de alejarse de los elementos clásicos. Pese a esto los aspectos de la primera se reflejan en el llamado rock progresivo sinfónico particularmente en la agrupación inglesa llamada Pink Floyd.

Esta banda; conformada por Roger Waters, Richard Wright y Nick Mason, quienes incorporaron a Syd Barret para completar su sello sonoro aparece en 1965; su nombre es un homenaje a Pink Anderson y Floyd Council, los hombres del blues, señal clara de donde se originan sus raíces musicales. Posteriormente  Barret debido a su adicción al  LSD  tuvo que abandonar la banda y en su lugar ingresa Dave Gilmour, para conformar la planta estable de la agrupación Cabe destacar que esta iniciativa de fusionar el rock con música concreta ya se venía gestando con grupos como The Beatles y Emerson, Lake and Palmer   sólo que en la etapa de la aparición de los Floyd se consolida. El uso de sintetizadores y efectos de sonidos tomados de lo urbano en las introducciones de sus piezas da muestra de la influencia de los elementos concretos.  A través del tema Money se pueden describir dichos elementos de la siguiente manera: (Véase audio)

  • Uso de objetos sonoros como la caja registradora y las monedas contenidas en esta
  • Utilización del saxofón,  ya no como un instrumento sino también como un objeto.
  • Elementos del jazz, en el sentido de la improvisación

Ahora bien, en la década de los años noventa surgió en la historia del rock un movimiento alternativo de bandas emergentes específicamente en Seatlle (Estados Unidos),  que buscaba un sonido sucio englobado en la tendencia por antonomasia de esta época llamada grunge. A cargo de grupos como Alice in Chains, Soundgarden, Pearl Jam y Nirvana, su finalidad no fue comercial de sus producciones discográficas. Sin embargo justamente en este período deja de ser llamada arte para convertirse en un negocio y los protagonistas eran estos grupos. Manuel Bellón en su libro titulado, el ABC del rock apunta lo siguiente:

Las grandes empresas no sólo buscaban superestrellas también sellos independientes cuyo catálogo pudiera contribuir con miras a comprarlos y aumentar su participación en el mercado. La música grabada deja de ser la expresión de un arte para convertirse en una industria cada vez más salvaje. (Bellón 2007).

Paralelamente en Oxford (Inglaterra) surgió una banda que fue quizás la que heredó de manera más clara la concepción de la que se ha venido hablando a lo largo del texto es decir la de la música concreta fusionada en esta ocasión con el rock de Pink Floyd adaptándola para esta década. Su nombre es Radiohead y esta conformado por: Thomas York (voz)  Jhonatan Greenwood (primera guitarra), O’brien (segunda guitarra), Collin  Greenwood, Philip Selway (batería). En el 2001 editan su placa discográfica llamada Amnesiac. En este proyecto la banda quería probar otros sonidos experimentar y  superar un poco el trabajo realizado en discos como pablo honey y the bends que se caracterizaban por un sonido netamente basado en el rock minimalista.

Su tema titulado live in a glass house posee específicamente en el intro  este factor experimental. Se demuestra de la siguiente manera: (Véase audio)

  • En primer lugar el uso de un ruido pero no en el sentido peyorativo del término sino concebido como un ser sonoro típico en esta tendencia, tratado o modificado a través de programas especializados en el sonido.
  • En segundo lugar, la presencia de un trombón que suena a tempo con el piano, pero que sin embargo la sonoridad producida tiene un carácter disonante, desproporcionado. Tiende a no ser agradable al oído del espectador, otro reflejo del método experimental.

En resumen el recurso de la experimentación, busca una nueva manera de hacer música logrando dos hechos; en primer lugar,  insertar la técnica de la improvisación en ámbitos académicos contemporáneos y en segundo lugar hacer  repercusión en un movimiento  artístico, social y estético como es el rock. Con este aporte de la música concreta a dicho género se supera la concepción musical minimalista  para dar paso al hecho de probar sonidos con objetos como ya se ha demostrado en el caso de Pink Floyd y Radiohead.

 

Anuncios

Un pensamiento en “José M (Mérida)

  1. ¡Qué fresco! Me agradó mucho esto.. bastante sencillo, claro, concreto. Creo que esa disposición adecuada de “ruidos” en la música es arte ingenioso, son como estruendos del alma.. para mí es divino escuchar tanto pink floyd como radiohead.. al igual que otras bandas que trabajan con los mismo. A finales de los 90’s surgieron varias y en esta década más… sigur rós, beirut, el nuevo proyecto de Scott Walker. Parece que cada vez se apuesta más a eso, a ser más libres, dejarnos llevar, buscar sonidos internos, sin tanto patrones.

    ¡Nos vemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: